3er Boletín Electrónico 2016 Fundación de Exalumnos Maristas

Mwanza-2014 2

Maristas en Tanzania

Editorial

Hace 25 años la Provincia Marista de México Occidental envió 3 Hermanos a fundar una nueva presencia marista, una nueva misión en Tanzania. Curiosamente, los 3 hermanos enviados: Juan Velasco, Teodoro Grageda y Francisco Baeza, vinculados con el Cervantes Costa Rica.
Masonga Secondary School abrió sus puertas a la primera generación de estudiantes en 1993. Siendo la primera presencia marista en el país, responde de manera muy directa a la inspiración fundacional de Marcelino: atender a las poblaciones rurales, donde nadie más desea ir. En efecto, Masonga es una pequeña aldea de unas 100 familias localizada en el extremo norte del país. Dado su carácter rural, la escuela tiene un giro agrícola y atiende tanto chicos como chicas. Al paso de los años se hizo evidente la necesidad de tener dormitorios para las chicas, ya que el entorno cultural no les favorece para perseverar en sus estudios. Este dormitorio fue ya una realidad en 2003. Desde esa fecha, se ha incrementado considerablemente el número de chicas que atienden y terminan su secundaria. Actualmente la escuela cuenta con 550 alumnos.
En 2001, inicia actividades el Postulantado en Mwanza, 300 km al sur de Masonga. En esta casa reciben su primera  formación jóvenes provenientes de Ruanda, Congo, Kenia, la República Centroafricana y Tanzania en su camino vocacional para llegar a ser hermanos maristas. A la vez, con esta obra se inicia un proceso de colaboración e integración de los hermanos mexicanos con los hermanos maristas de estos países.
La experiencia de Masonga y la presencia en Mwanza, nos llevaron a descubrir un nuevo llamado de la sociedad de Tanzania: la naciente clase media. Cerebro, consciencia y motor de cualquier sociedad democrática, liberal, humanista, progresista. Para responder a este nuevo reto, urgente por demás, abrimos en la misma ciudad de Mwanza “Marist Boys Secondary School”. La escuela está aún en desarrollo, y aunque actualmente se atienden 350 alumnos, se espera llegar a atender a 600.
La huella del “Costa” en Tanzania es patente, rica y diversa. De 1994 a 1997 Guillermo Osorno y Katya Aimar, joven pareja y comprometidos maristas dedicaron 3 años de su vida a servir al pueblo de Masonga enriqueciendo asimismo el carisma marista en lo que es la primera experiencia en el mundo marista de vida comunitaria compartida entre laicos y hermanos. Alejandro Romero con su dinamismo y creatividad enriqueció la misión desde 1995 hasta el 1999 y más recientemente Guillermo Rodriguez, profe, del 2005 al 2008 fue baluarte de la comunidad de Masonga.
Al hacer este breve recuento de la historia marista en Tanzania, no me cabe duda de la relevancia del moto de la fundación: Un principio nos une… una misión que trasciende
¡Felicidades por el trabajo que desarrollan!

Kiko Baeza

Ver el boletín completo AQUÍ

No se encontraron campos.

Comentarios: No hay respuestas

Participar: Deje su comentario