2do Boletín Trimestral 2017 Fundación de Exalumnos Maristas

_3205 2

Tu proyecto de vida

NUESTRA EDITORIAL,
con la colaboración del Dr. Roberto Carrillo López (Rector de la Universidad Marista de Guadalajara)

Uno de los temas que pueden resultar más importantes para ti, es el relacionado con tu propia vida. ¿Qué puedes decir de tu forma de vivir o de tu estilo de vida en este momento? Si hicieras una valoración de cada una de las diferentes dimensiones de tu persona ¿De qué te darías cuenta? ¿A qué conclusiones llegarías? ¿Tendrías la disposición para afrontar en forma directa todos aquellos retos que se te presentan?
Cada vez que miramos el presente de nuestra vida, por la ventana de la mente se asoman inevitablemente aspectos de nuestro pasado ahora ya inexistentes, y que, sin embargo, permanecen ahí como testigos, cada uno con su influencia en la configuración de lo que somos y lo que hacemos.
Al mirar hacia el futuro no podemos tampoco abandonar las condiciones y predisposiciones que se han creado a lo largo del tiempo gracias al cúmulo de experiencias que, junto con las características corporales, cognitivas, emocionales y espirituales que poseemos, crean la identidad que nos acompaña, que nos identifica y nos condiciona para percibir el mundo de una determinada manera, así como para direccionarnos hacia el rumbo que cada uno vamos tomando.
La intencionalidad individual en el proceso de elaboración de un proyecto de vida conjuga entonces la influencia procedente del propio pasado, del presente, así como de la visión de futuro que, para fines meramente didácticos, lo clasificamos desde las categorías del corto, mediano y largo plazo.
Proyectar tu vida implica necesariamente, partir de la toma de conciencia de quién y cómo eres (tus rasgos esenciales de personalidad, tus intereses, tus recursos o cualidades, tus carencias o limitaciones, tus principios y valores), así como de quién quieres ser, tomando en cuenta qué tanto deseas revertir o mantener la tendencia que consciente o inconscientemente ha tomado tu vida.
El proyecto de vida en este sentido es un proceso de reflexión en el que de forma honesta realizas acerca de ti mismo(a) para conocer y comprender el recorrido que has transitado existencialmente hablando y establecer con plena intencionalidad los cambios que deseas emprender y los patrones de comportamiento que deseas modificar con el fin de alcanzar un mayor bienestar.
Pensar en el futuro, desde la luz y guía que nos proporcionan los principios y valores, posiblemente nos lleve a plantearnos escenarios diferentes, mejores, donde la trascendencia individual y colectiva sean alternativas de realización personal. ¿Qué requerimos entonces? Después de hacer una revisión, con relativa profundidad de nuestra vida, el paso necesario es decidir qué objetivos, metas y acciones concretas debemos implementar.
¿Qué puede marcar la diferencia entre llevar a cabo o no lo que nos proponemos? Nuestro pensamiento. El lenguaje de las ideas con las que fabricamos el diálogo interior, si nos conducen a desarrollar actitudes de entusiasmo, de creatividad para vencer los obstáculos, de autoconfianza, de perseverancia, de gusto por lo que pretendemos lograr y por lo que hacemos, podremos encaminarnos hacia la realización de nuestro proyecto de vida, de lo contrario, si nuestro diálogo interior genera pesimismo, ideas de ineficacia, apatía, postergación, etc., nuestro proyecto habrá sido un sueño adornado de intenciones arrojadas al pasado y al olvido.

Ver el boletín completo AQUÍ

No se encontraron campos.

Comentarios: No hay respuestas

Participar: Deje su comentario